23 enero, 2018
Ana

Cuando te preguntes cuál es la clave, o al menos una de las claves, para la felicidad, está ahí, es esta.

Seguramente habrá personas que te van a decir que para qué haces tal o cual cosa, hazla si es lo que tú deseas.

Casi nunca es demasiado tarde, casi nunca es demasiado pronto. Pero a veces, sí.

Yo creo que esto nos acerca a la felicidad, ser nosotros mismos, hacer lo que nosotros amamos, lo que nos apasiona y nos llena de magia, puede ser que de cansancio también, y de estrés, y a veces también de frustración, pero lo importante, es saber que todo esto nos conduce a nuestros sueños, a nuestros objetivos.

La felicidad no son solamente esas sacudidas con las que a veces nos sorprende la vida en las que parece que vayamos a explotar, no.

La felicidad se trata también de amar cada día, valorar lo que tenemos, conocernos, ser honestos con los demás y con nosotros mismos, respetar y respetarnos, mejorar con cada golpe.

No esperes a estar medio muerto para pensar en lo que te gustaría haber sido, lo que te gustaría haber hecho, para algunas cosas 100 años es demasiado, 😉

Hazlo ya, ponte en camino si es que todavía no lo has hecho, porque recuerda, solo tienes una vida. Una vida llena de horas y de días, de meses y de años, pero una vida.

Esto tiene que ver mucho con headhunting y también con coaching, porque al final, ¿cuál es tu talento? ¿lo sabes? ¿quieres descubrirlo? ¿te dedicas a ello? ¿quieres hacerlo?

Y por otro lado, ¿eres feliz? Al menos, como dice un buen amigo mío: rutinariamente feliz. Eso, ¿eres rutinariamente feliz? ¿te conoces bien? Si no te conoces, te invito a que lo hagas, es la mejor forma de lograr el equilibro, la paz interior y, por ende, el mejor camino para la felicidad, al menos esta, la de la paz.

“La vida que te gustaría vivir después de la muerte, vívela sin esperar”.

www.organictalent.es

www.organiccoaching.es

“Si me necesitas, silba. ¿Sabes silbar?”.

Un abrazo, gracias por vuestro tiempo.

 

No comments

You must be logged in to post a comment.