Eres lo que haces.

11 septiembre, 2018
Ana

Sueña, piensa, cree y crea.

Sueña. Casi todo lo que sueñas que puede ocurrir, si pones todo todo tu esfuerzo, si mantienes el foco, si cuando te caes, te levantas; si sigues adelante a pensar de estar cansado/a; si  trabajas por tu sueño cuando los demás se divierten; si lloras de frustración pensando que no puedes y luego ves que sí. Entonces, estás en el camino.

Piensa. Dale una vuelta, o dos, o las que te hagan falta. Hazte preguntas para asegurarte de que eso es realmente lo que deseas. Piensa  cómo lo vas a hacer, cuándo, dónde, con ayuda de qué o quién, qué te va a aportar, a qué vas a tener que renunciar en el camino. Hazte preguntas. No te olvides del marco temporal. Cada objetivo ha de tener un tiempo de realización.

Cree. Cree que puedes hacerlo. Me refiero a que confíes en ti, a que pienses que si otros han podido, seguramente tú también puedas. Quizás te cueste más tiempo, más esfuerzo, quizás tengas que renunciar a más cosas, o no. Si no lo intentas, no lo vas a saber nunca.

Crea. Crea tú mismo tu escenario. A veces, te aseguro que lo sé, no es el que desearías, sin embargo, es el que tienes, aprovéchalo. Seguro que se te ocurren fórmulas.

Estoy creando (o al menos lo intento) el futuro donde quiero estar. 

Eres lo que haces. Haz, demuestra (te) que puedes. Seguramente te sientas impotente en algún momento, pide ayuda, seguro que hay personas que están dispuestas a cogerte de la mano o darte un empujón. No pasa nada por sentirte perdido/a, creo que la mayoría nos hemos sentido así en algún momento.

Soy de la opinión de que todos/as tenemos nuestros límites, sin embargo, casi me atrevo a asegurarte que los tuyos están más lejos de lo que imaginas.

Puede que sientas  miedo, es otra opción, tampoco creas que solo te pasa a ti, conozco a personas que han hecho cosas con mucho miedo.  Yo misma.

Pregúntate:

¿Qué es lo peor que puede pasar? 

No te creas eso de “más vale bueno conocido que malo por conocer”, porque de ese modo, nunca harás nada nuevo

Un salto al vacío nunca es al vacío, en el abismo, siempre hay algo.

Un abrazo, gracias por tu tiempo y ya sabes…

“Si me necesitas, silba. ¿Sabes silbar?

Ana

 

No comments

You must be logged in to post a comment.