La ecuación perfecta: Pr=s+p+bcl (1ªentrada)

30 enero, 2018
Ana

Pr=permancia

p=pasión

s=salario

bcl=buen clima laboral

Desde Organic Talent creemos que esta es la ecuación.

Pensamos erróneamente que  con  tener solo pasión es suficiente, que el proyecto resulte atractivo para nuestra gente basta, sin embargo, quizás esta sea solo la perspectiva de la organización. Vamos a ver la otra parte.

Después de nuestra trayectoria y a través de nuestra experiencia, hemos considerado hablar de diferentes temas que parecen tabúes, el salario y el clima laboral. De esto hemos escuchado menos, sobre todo del salario.

Imagina que te ofrecen un proyecto bonito, te apasiona, ni siquiera preguntas por el salario, “me da igual”, quieres ese proyecto sí o sí. Te dicen lo que vas a cobrar, dices que sí sin dudarlo, te encanta la marca, puedes aportar y crecer con ellos. Es un proyecto bonito. Te vas. Dejas lo que tienes y te vas.

Pasan los meses y con ellos, la famosa luna de miel que vivimos cuando nos incorporamos a un equipo. Y…¿entonces, qué pasa?

Entonces, algunas personas se empiezan a sentir insatisfechas, comienzan a sentir que trabajan mucho para lo que cobran, que aportan mucho y no reciben tanto como quisieran.

Un proyecto bonito nos puede atrapar durante un tiempo, pero si pensamos que valemos más, nos vamos a ir, vamos a sentir que en otro sitio se nos va a valorar más. Esto le pasa a las personas a las que contratamos pensando solo en la empresa. Creemos, desde selección de personal  que la negociación ha salido redonda, pero no, estamos equivocados.

Primero, para nosotros,  porque no es honesto pagar a alguien por debajo de su “valor”.

Segundo, porque habremos hecho una inversión que va a ir a saco roto. Contratar a las personas cuesta dinero, tiempo en formación, que se traduce también en costes, en fin, nadie gana. Merece la pena ser equitativo y buscar la cantidad correcta, no ir a lo más bajo de la banda en la que nos podemos mover.

Cuando reclutamos talento buscamos lo mejor, lo mejor para los candidatos, ¿para qué? Para que las personas que entran en una empresa estén felices, se sientan valoradas y sientan que forman parte de la misma. Esto, según nuestra opinión tiene un para qué: 

La felicidad de las personas del equipo suelen estar directamente relacionadas con el logro de los objetivos de la compañía, con lo que todos saldríamos ganando: empresa, empleados, reclutadores. 

La otra cara de la moneda, que también hemos escuchado con frecuencia:

“Yo valgo mucho, tengo muchísima experiencia, no me voy por menos de equis”

Ojo con ir demasiado seguros. Somos de la opinión de que cuando alguien comienza a formar parte de una empresa, puede empezar demostrando, generando confianza, poco a poco, y después, seguro que hay cabida para promociones. Esto, nunca, nunca se consigue (por lo que hemos visto) deseando que sea la hora de salida para soltar el boli y no con cierto pudor, salir pitando independiente de qué se quede por hacer, de quién se quede y de cómo se quede…esto repercute el último término  de la ecuación (bcl), buen clima laboral, lo veremos en la tercera entrada.

Todas, todas las personas que conocemos con importantes salarios, han empezado cobrando menos, aprendiendo, demostrando, ofreciendo, dando, enamorando. Con el paso del tiempo han promocionado. Y, sin duda, sé que seguirán creciendo, estoy absolutamente segura, porque sienten absoluta pasión por su trabajo. 

Todas las personas que conocemos que tienen puestos de alto nivel suelen viajar y/o lo han hecho, muchas veces, se levantan de madrugada para coger un vuelo a las 6h o 7h y empezar reuniones en otros lugares. No les importa, porque sienten absoluta pasión por su trabajo.

Pues precisamente de la pasión hablaremos la semana próxima.

Dicen que “el amor mueve montañas”, pues en el trabajo exactamente sucede igual, en ambas direcciones, por supuesto: empleado-empresa y viceversa.

Un abrazo y muchas gracias por vuestro tiempo.

www.organictalent.es

 

 

No comments

You must be logged in to post a comment.